sábado, 31 de octubre de 2015

LECTOESCRITURA

Con esta actividad además de aprender el trazo correcto de cada letra mejorarás la lectura de manera divertida y conociendo a muchos amiguitos/as.
 
http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/4/Medusa/GCMWEB/Docsup/Recursos/42078871A/islaletras.1.zip_desc/LECTO_08/LECTO_08_05/index.html

¡ Ánimo !  ¡ A leer  y a escribir mucho !

sábado, 24 de octubre de 2015

CÓMO COGER BIEN EL LÁPIZ

Hemos creido necesario hacer esta entrada porque algunos de los niños que tenemos este curso en primero presentan dificultades para coger bien el lápiz.
Y, al haber encontrado esta explicación tan bien realizada en la webdelmaestro.com, aquí os la transcribimos para que también podáis orientarles en casa. 

Muchas de las dificultades que presentan los niños a la hora de aprender la escritura cursiva tienen su origen en una falta de habilidad para coger bien el lápiz. Esto se puede solucionar aplicando algunas técnicas sencillas, destinadas a reeducar los hábitos incorrectos adquiridos por el niño/a.
Por otro lado resulta fundamental realizar actividades de motricidad fina, que implican movimientos de precisión relacionados con tareas donde se utilizan los ojos, los dedos y las manos. Mediante estas actividades prensoras se tratará de desarrollar  habilidades y destrezas básicas, las cuales repercuten directamente en el manejo y la sujeción del lápiz.
Por norma general, a partir de los dos años y medio el niño/a suele ser capaz de captar y de memorizar la posición de las manos al sujetar el lapicero. Por lo cual a esta edad ya se puede comenzar a practicar con el niño el agarre del lápiz con el fin de que aprenda la posición correcta de los dedos y de la muñeca para su posterior escritura. Pero será a partir de los cinco a seis años cuando el niño/a establecerá un agarre pinza funcional del lápiz.


1. ELEGIR UN LÁPIZ CORTO

Comience a enseñar al niño a sujetar y a manejar bien el lápiz usando un lápiz corto. De esta forma la superficie de contacto será menor y el niño no necesitará utilizar más dedos de los necesarios para tener una buena comprensión del lápiz.